testimonio

País Australia

Ciudad Sydney y Melbourne

Empresa Waiter

Mi nombre es Skandar Soler Miranda, tengo 26 años y soy de Santiago pero vivo en Temuco desde hace más de 10 años. Yo estudié traducción inglés-español con mención en negocios internacionales con la intención de viajar y trabajar al extranjero. Y eso fue lo que hice exactamente, una vez titulado comencé a trabajar y ahorrar el 60% de mi sueldo para tener recursos para poder viajar al extranjero sin saber el cómo y el dónde en ese entonces. Mientras seguía trabajando comencé a investigar posibles destinos y requisitos para poder emigrar. Las principales opciones que tenía en mente era Canadá, USA, Australia y Nueva Zelanda. Posteriormente solo simplifiqué mis opciones por el clima, el más agradable para mí y escogí Australia por sus bastas playas y temperaturas altas. Luego revisando la página web de la embajada de Australia fui comparando los diferentes tipos de visas y sus requisitos seleccionando para lo que yo quería en ese momento, la Working Holiday. Esta visa es un permiso por 1 año que te permite trabajar hasta 40 horas semanales con un máximo de 6 meses por empleador. Los requisitos están claramente listados en la misma web y mientras seguía trabajando cumplía uno a uno los requisitos. Varios de los documentos requeridos para postular a esta visa eran fáciles de conseguir como por ejemplo, fotocopia de carnet por ambos lados, foto tamaño pasaporte, copia del titulo universitario, entre otros pero algunos requisitos eran más complejos por ejemplo rendir un examen TOEFL o IELTS con cierto puntaje mínimo y la obtención de una carta de Ministerio de Relaciones Exteriores para lo cual tuve que viajar a Santiago para poder realizar ambos requisitos. El otro requisito complejo el la demostración de dinero, Australia es un país bastante caro y había que demostrar altas sumas de dinero, sin embargo, como había comenzado a ahorrar hace tiempo atrás, no tuve problemas con este punto.

Durante mi estadía en Australia viví en Sydney y en Melbourne, dos ciudades gigantes llenas de gente, lugares donde ir, comidas que probar y amigos por conocer. Hablando sobre el ámbito laboral, me desempeñe principalmente como waiter o Garzón en ambas ciudades ya que con el nivel de inglés que poseía podía entablar conversaciones con clientes. Los equipos de trabajo estaban compuestos por mucha gente de diferentes países como por ejemplo China, Korea, Vietnam, Francia, Nepal, Turquía y Chile. Trabajando con ellos vas conociendo un poco de su idioma, costumbres e ideologías muy diferentes a las nuestras. Con muchos de los chicos, seguimos en contacto hasta el día de hoy gracias a las RR.SS.

Esta experiencia me enriqueció mucho personalmente, haciéndome valer por mí mismo, enseñándome a administrar mis tiempos y mis dineros, obligándome forzadamente a aprender cosas que nunca había realizado como por ejemplo cocinar. Al comienzo, solo sabía hacer huevo frito, ahora hago algunas pastas, arroz y me las ingenio con lo que encuentro disponible.

Ahora por otro lado, no todo es color de rosas, todo tiene su lado negativo también, yo ganaba menos del sueldo que tenía pensado ganar, pasado los 3 meses comencé a sentir soledad, la falta de un abrazo, un beso de parte de tu familia o pareja se hace muy fuerte, sentir que no tienes con quien salir a conversar por falta de confianza o tiempo también es otro factor importante. Creo que para enfrentar estas dificultades, es realizar este tipo de programas junto con la pareja o algún amigo, con la finalidad de ayudarce mutuamente con datos de trabajo, poder conversar de forma más intima y sentir apoyo y cariño.

De todas formas, es una experiencia genial que hay que vivir, y felizmente la haría nuevamente.

Postula Ahora

Tú también puedes vivir esta experiencia