testimonio

País Estados Unidos

Ciudad USA

Empresa USA

Mis ganas de viajar nacieron con el propósito de incrementar mi nivel de inglés, como estudiante de inglés español, necesitaba colocar en práctica mis conocimientos del idioma con verdaderos nativos del idioma. Fue así que busqué las diferentes oportunidades que existían para estudiantes, entre cursos en el extranjero, intercambios, au pair, etc. Llegué a XPA, agencia dedicada a los programas Working Holiday, que fue lo que más me llamó la atención por mi posición de estudiante.  El programa tenía un cierto costo, por lo cual me dediqué trabajar para financiarlo y contando también con el apoyo de mi familia.  
Una vez llegando la fecha, despegué sola de mi país dejando a mi familia en Chile para volver a verlos luego de tres meses, tiempo de duración del programa.
Una vez en Estados Unidos, conocí a muchas personas, todas diferentes lugares del mundo. Americanos, Brasileños, Peruanos, entre otros. 
Compartí hogar con 15 latinos en cual creamos nuestra familia. Nos conocimos, nos acompañamos, nos apoyamos, reímos juntos, lloramos, volvimos a reír, celebramos, compartimos, viajamos, y convivimos ese largo periodo juntos. 
Tuvimos la suerte de tener un buen empleador que nos llevó a conocer Gatlimburg, Knoxville, Ashville y Charlotte junto con llevarnos a diferentes lugares para distraernos como a cerros, parques, bares, entre otros. Un día con los chicos arrendamos un van y nos fuimos a recorrer Atlanta. Allí conocimos el acuario de Giorgia y la fábrica de la Coca Cola. 
Ya pasando los tres meses y llegando la fecha de despedirme de mi equipo laboral, comencé mi última aventura de una semana, sola nuevamente, por Charlotte, New York y finalmente Miami, donde salía mi vuelo de regreso a casa. 
Increíblemente, luego de todo lo bueno que ya la había pasado, mi última semana terminó siendo lo mejor del viaje. En Nueva York conocí los lugares más maravillosos que jamás haya visto, lo que parecía ser imposible se hacía realidad. No podía creer estar al lado de la Estatua de la Libertad, el puente de Brooklyn, la calle de las luces, todo era magnífico. Finalmente, de Nueva York me fui a Miami donde viví una aventura caribeña totalmente desconocida para mí que sin duda alguna fue espectacular
Mi viaje de tres meses terminó siendo el mejor viaje que jamás antes haya tenido. Marcó un antes y un después notorio en mi vida. Significó mucho más que aprender inglés, fue una instancia de crecimiento y conocimiento personal, donde pude encajar muchas piezas sueltas en mi cabeza. Conocí a personas muy buenas y nobles que me acompañaron en mi viaje. Como dice un dicho lo imposible solo tarda un poco más. Para mí ya no existen fronteras, ya no hay barreras que me impidan alcanzar mis sueños. Ahora mi apetito de seguir viajando está más grande que nunca.

Postula Ahora

Tú también puedes vivir esta experiencia