01-09-2020

A mediados de Septiembre comienza el otoño en Norteamérica,  época  en la cual la ciudad de Quebec se ve fascinante con sus hojas de color anaranjado y amarillas que hace resaltar aún más la belleza de esta y que realmente te atraerá con su estilo bohemio. 

En esta época la ciudad más antigua de Norteamérica se ve aún más inspiradora y surreal, es por eso que sus calles adoquinadas le dan la sensación al visitante de estar en otra época, especial para largas caminatas y descubrir su escena cultural.  

Un poco de su historia… 

Es una ciudad de más de 400 años, sus pendientes y edificios dan cuenta de influencias aborígenes y francesas ya que fue un territorio colonizado por los franceses que le dieron el nombre de Nueva Francia ahora Quebec, es la única ciudad fortificada al norte de Méxicosus murallas dan muestra de su localización estratégica y ha sido la entrada al norte del continente americano desde 1867.  

Sus imperdibles… 

  • Disfrutar de los artistas y cantantes y por su puesto de la galería de arte al aire libre en el barrio más antiguo, en la Rue du Trésor, patrimonio mundial por la UNESCO. 
  • Tomarse fotos en el Château Frontenac, hotel más fotografiado del mundo y que es considerado por muchos locales y extranjeros como el edificio más bonito que ver en Quebec. 
  • Ver la arquitectura del edificio del parlamento que está inspirada en el palais du Louvre en París y el resto de edificios antiguos que se encuentran dentro de las murallas. 
  • Pasear por la Terrasse Dufferin, que está cerca del Château Frontenac y se puede disfrutar del atardecer, tanto en verano como en invierno.